que_es_MIDO

El Instituto Carlos Slim de la Salud (ICSS) ha desarrollado la estrategia de prevención MIDO, acrónimo para Medición Integrada para la Detección Oportuna, la cual forma parte del modelo ‘Casalud’, con el apoyo de la organización Salud Digna, ya que otorgó su ayuda al ICSS para ajustar el modelo. El principal objetivo es la reestructuración del primer nivel de atención, a éste lo compone las Unidades de Salud en dónde se brindan servicios de medicina general. Dicha reestructuración se lleva a cabo través del diagnóstico y detección temprana de las enfermedades crónicas no transmisibles.

Lo anterior resulta de gran importancia, ya que es en el primer nivel de atención donde se atiende el 80 por ciento de las enfermedades y donde existen los principales problemas de calidad en la atención, abasto y cobertura médica. Así como el impacto en la economía tanto familiar como social, esto es dado a que la atención PREVENTIVA, es un tanto más económica que la atención REACTIVA, es decir; cuando ya se detectó y diagnosticó una enfermedad, y es necesario tratarla.

Infografia-MIDO-02 Infografia-MIDO-03 Infografia-MIDO-04 Infografia-MIDO-05

Objetivo

La estrategia se sumó a los esfuerzos del gobierno federal por combatir estas patologías, incorporándose a la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes.

MIDO permite observar de manera íntegra en un mismo paciente, 5 padecimientos: enfermedad cardiovascular, obesidad, hipertensión arterial, diabetes mellitus y enfermedad renal. Es una estrategia ambiciosa y prometedora que se desplegó a nivel América Latina, buscando cambiar el paradigma de la detección en donde antes sólo existían 2 escenarios: estar sano o estar enfermo.

La función de MIDO es abrir una brecha entre ambos escenarios a fin de detectar a todos los “pre-enfermos”, lo que la convierte en una ventana de mayor oportunidad para el combate de las enfermedades crónicas no transmisibles.

Enfermedades Crónicas no transmisibles

A través de MIDO, un equipo de expertos de la salud hace una revisión especializada al paciente para conocer con exactitud su condición médica actual, para posteriormente recomendarle varios programas preventivos que eviten y ataquen las condiciones que actúan como antesala de las enfermedades crónicas. Las más importantes incluyen la preobesidad, la prediabetes y la prehipertensión.

prediabees

La prediabetes es una condición previa al desarrollo de la diabetes mellitus tipo 2. En ella, los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre suelen ser más altos de lo normal pero no tan elevados como para diagnosticarse diabetes. Usualmente, estos niveles anormales oscilan entre 100 y 125 miligramos de glucosa en sangre. Lo óptimo es que los niveles en ayunas sean menores a 100 mg.

Prehipertensión

Asimismo, la prehipertensión se define como una lectura de presión arterial sistólica de entre 120 y 139 y una diastólica de entre 80 y 89. En un baumanómetro (instrumento médico para medir la presión arterial), la presión arterial sistólica se refiere al primer número (número superior) que indica el aparato al momento de tomar la lectura, y representa la presión que ejerce el latido del corazón al bombear la sangre. La presión diastólica es indicada por el segundo número (número inferior), y representa la presión que se origina cuando el corazón reposa entre latidos. Se considera que una lectura igual o inferior a 120/80 es ideal.

Por lo anterior, la prediabetes y la prehipertensión se comportan como enfermedades silenciosas, lo que significa que cualquier persona es susceptible de padecerlas sin que tenga noción de ellas.

Los individuos que padecen tanto prehipertensión como prediabetes también tienen más probabilidades de presentar obesidad, tener niveles superiores y marcados de inflamación sistémica y niveles elevados de insulina, en contraste con aquellos que no tienen estas afecciones preliminares. Además, suelen mostrar niveles elevados de colesterol total, niveles elevados de lipoproteína de baja densidad (LDL) o colesterol “malo”, niveles elevados de grasas sanguíneas peligrosas conocidas como triglicéridos, y bajos niveles de lipoproteína de alta densidad (HDL) o colesterol “bueno”, en comparación con aquellos que no poseen prediabetes o prehipertensión.

Ante este panorama, MIDO otorga al paciente un diagnóstico de precisión, así como recomendaciones y hábitos específicos (según sea el caso de cada persona) para que estas enfermedades “fantasma” sean detectadas a tiempo y no se manifieste la enfermedad crónica.

MIDO en la población

A partir del año 2013, MIDO fue instaurado paulatinamente en 10 clínicas del Sistema Colectivo Metro de la Ciudad de México. Ese año, fueron realizadas 60 mil MIDOs; y en 2014, en un periodo de tiempo más corto, se llevaron a cabo 25 mil. Además, en 2012, la estrategia fue puesta en marcha en un par de clínicas, lo cual permite cerrar la cifra de MIDOs concretadas hasta el momento en cerca de 90 mil.

La estrategia ha sido partícipe de las tres ediciones de Aldea Digital presentadas en el zócalo capitalino (2013-2015), en dónde se han realizado un total de 55 mil mediciones.

En el caso particular del Gobierno del Distrito Federal, al poseer infraestructura de salud lista y a la mano, las personas pueden darse de alta en el Seguro Popular si carecen de seguridad social. Una vez que lo hacen, se les realiza la prueba MIDO y se les da seguimiento a través de los Centros de Salud de mayor capacidad en el D.F. (denominados T2 y T3).

Por lo anterior, el ICSS ya ha puesto en marcha otro proyecto en la estación del metro 4 Caminos, en el paradero Sur, que involucra un Centro Digital donde se ajustó el modelo para la consejería y el seguimiento.

Con ello, MIDO se ha convertido en un impulsor de la calidad del servicio en las unidades de la Secretaría de Salud a nivel nacional, pues en la actualidad son casi 12,000 unidades sanitarias las que reportan la actividad de MIDO en el Sistema de Información en Enfermedades Crónicas (SIC), que ya forma parte del Observatorio Mexicano de Enfermedades no Transmisibles (OMENT).
Adicional a esto, en eventos como la Reunión Anual de la Sociedad Mexicana de Salud Pública se han realizado dinámicas de Detección y Actividad Física con los profesionales de dicha sociedad que acuden al evento, con un registro de entre 1400 y 1600 profesionales.