El laboratorio del doctor Lourival Domingos Possani Postay, investigador emérito del Instituto de Biotecnología (IBT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se ha convertido en un referente a nivel mundial en el rubro de venenos de alacranes y sus posibles aplicaciones, por lo cual ha recibido diversos premios. Ahora, otro galardón se suma a su lista, pues la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (SECITI) de la CDMX le otorgó el Premio Heberto Castillo de la Ciudad de México 2017. Por una Ciudad ConCiencia.

Desde hace más de tres décadas, el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores se ha centrado en el estudio e investigación básica de los péptidos y proteínas de alacranes, cuyos hallazgos le han permitido incursionar en áreas tecnológicas y de innovación. Asimismo, ha colaborado con expertos de unos 17 países, que han hecho estancias en el IBT para completar sus trabajos.

El prominente científico es licenciado en Historia Natural por la Universidad Federal de Río Grande del Sur, en Porto Alegre, Brasil. En 1970, la Universidad de París, Francia le otorgó el grado de doctor en Biofísica Molecular. Sus estudios posdoctorales tuvieron lugar en la Universidad Rockefeller, de Nueva York, Estados Unidos.

Según Possani Postay, la importancia médica y el interés científico son las razones que lo motivaron a participar en esta área. Primero, por el alto número de personas que sufren picaduras de alacranes en México, y segundo, porque en los 450 millones de historia evolutiva de dichos arácnidos, estos han podido desarrollar y perfeccionar moléculas diminutas que reconocen receptores específicos y blancos importantes en sitios relacionados con la comunicación celular.

Al respecto, uno de sus trabajos más sobresalientes es un antiveneno, creado a partir de un banco de inmunoglobulinas humanas (agentes de inmunización), lo que a futuro permitirá la sustitución de los antivenenos de caballo por los de origen humano, producidos mediante Ingeniería Genética, avance que ya obtuvo una patente y llevó a cabo con su colega Baltazar Becerril.

Tales estudios le han permitido descubrir otras aplicaciones potenciales, ya que hace poco aisló y patentó componentes que funcionan como antibióticos, antiparásitos, inmunomoduladores y antibióticos. En total, Possani Postay ha registrado 90 patentes, de las cuales, 52 ya fueron aprobadas a nivel internacional.

 

Vía: Agencia ID