Aunque las suturas y las grapas se han usado durante décadas para cerrar heridas o incisiones quirúrgicas, ambas tienen sus inconvenientes: la sutura puede consumir mucho tiempo y puede llevar a procedimientos prolongados y costosos, mientras que las grapas se usan durante procedimientos abiertos y pueden causar daño tisular después de la inserción, lo que a su vez puede conducir a una infección. Además, ninguna de estas intervenciones ofrece un sello a prueba de agua y son mucho más rígidas que los tejidos, lo que puede causar daños a lo largo del tiempo.

Ante ello, un grupo de investigadores del laboratorio de Jeffrey Karp en el Hospital Brigham and Women, en Boston, Massachusetts, recurrió a materiales que se obtienen directamente de la naturaleza, con la esperanza de encontrar una mejor solución.

El equipo se inspiró en la baba de defensa elástica de Arion fuscus, una especie de babosa terrestre ampliamente distribuida en América del Norte. La baba (o limo), un pegamento multicomponente a base de moco que hace que la babosa se adhiera a las superficies y sea difícil de quitar, tiene un 97 por ciento de agua y contiene dos polímeros entrelazados con una carga neta negativa y proteínas con carga positiva. Utilizando la baba como modelo, los científicos crearon un hidrogel disipativo con polímeros entrecruzados iónicamente y covalentemente con una carga neta negativa y un polímero puente que contenía reactivos de acoplamiento con una carga neta positiva.

Lo anterior dio como resultado la creación de un material adhesivo que promueve un fuerte contacto interfacial y puede estirarse sin romperse. De esta forma, los investigadores descubrieron que su nuevo adhesivo se ajusta y se adhiere fuertemente a la piel, el cartílago y las arterias; cierra agujeros en el tejido cardíaco y detiene el sangrado del tejido hepático lesionado.

El avance tendría implicaciones clínicas importantes al ser menos invasivo que los materiales actualmente utilizados, pues también minimizaría el riesgo de infección o lesiones por suturas.

 

Vía: EurekAlert! – American Association for the Advancement of Science