Un estudio publicado en la revista The Lancet reveló que la vacuna para tratar la meningitis B (causada por la bacteria Neisseria meningitidis) es efectiva contra la gonorrea en un 31%. Esta es la primera vez que una vacuna muestra protección contra dicha enfermedad de transmisión sexual (ETS).

En Nueva Zelanda, entre julio de 2004 y junio de 2006, se concretó un programa de inmunización masiva contra la meningitis B en colegios e institutos, usando la vacuna MeNZB. Para la investigación, los científicos de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) y del Hospital Infantil de Cincinnati (Estados Unidos), analizaron 14,730 casos de personas con edades entre los 15 y 30 años —nacidos de 1984 a 1998— con gonorrea, clamidia o ambas. Específicamente, se revisaron 1,241 casos de gonorrea, 12,487 de clamidia y 1,002 de coinfección.

De acuerdo con Helen Petousis-Harris, autora principal del trabajo y profesora de la Universidad de Auckland, la dificultad para desarrollar una vacuna efectiva radica en que las personas pueden reinfectarse. “La gente se reinfecta, así que, a diferencia de otras enfermedades, no podemos basarnos en la inmunidad natural”, refirió.

Asimismo, no existen modelos animales útiles sobre los cuales se pueda trabajar. “Los científicos trabajamos con muy pocas pistas en comparación a otras vacunas contra las que sí se ha desarrollado un biológico”, lamentó la experta. “Por ahora, no conocemos el mecanismo tras la respuesta inmune que produce esta vacuna, pero nuestras conclusiones podrían facilitar el futuro desarrollo de una vacuna tanto para la meningitis B como para la gonorrea”, añadió.

Los dos organismos causantes de estas enfermedades son “genéticamente homólogos”, es decir, comparten entre el 80% y el 90% de sus genes estructurales. “Son como primos lejanos, lo que podría explicar la protección cruzada que ofrece la vacuna de la meningitis B“, indicó Petousis-Harris. Conocer la manera en la funciona tal protección cruzada es el nuevo objetivo de estos investigadores.

Por su parte Steve Black, del Hospital Infantil de Cincinnati, dijo que, a partir de ahora, podría llegar otro estudio que valide lo demostrado en este y, posteriormente, descubra cómo mejorar esta protección. “Actualmente hay dos vacunas utilizadas a nivel internacional que probablemente tengan un efecto similar, así que podríamos empezar a trabajar con lo que ya tenemos”, aseguró.

La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado de alerta por la creciente resistencia a los antibióticos que presenta la gonorrea, de ahí la relevancia de este hallazgo. “La bacteria que causa esta enfermedad es especialmente astuta y siempre que utilizamos un nuevo tipo de tratamiento para tratar esta infección, el microbio aprende a resistir al fármaco”, declaró el organismo.

Recordemos que las complicaciones de una infección por gonorrea sin tratar afectan mucho más a las mujeres, en quienes puede llegar producir infertilidad o embarazos ectópicos.

Además, la disminución en el uso de preservativos, el aumento del turismo, las bajas tasas de detección de la ETS y un tratamiento inadecuado se encuentran detrás del aumento de casos de gonorrea a nivel mundial, subrayó la OMS.

 

Vía: Agencia ID