Más allá de sus hasta ahora conocidos vínculos con ciertos defectos de nacimiento y otros problemas, el virus Zika también puede desencadenar casos de epilepsia en los bebés, así lo advirtieron expertos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Entre los 48 bebés de Brasil con probable infección congénita de Zika, “el 50 por ciento supuestamente tuvo convulsiones clínicas“, señalaron los doctores Daniel Pastula, Marshalyn Yeargin-Allsopp y Rosemarie Kobau.

Los tres han estudiado al virus en los CDC, y co-escribieron un ensayo sobre la conexión entre el Zika y la epilepsia, el cual publicaron en línea el 17 de abril en la revista JAMA Neurology.

El virus Zika se transmite a través de picaduras de mosquitos, y sus efectos más devastadores ocurren cuando infecta a las mujeres embarazadas. En estos casos, el virus puede desencadenar graves defectos de nacimiento neurológicos como microcefalia, donde los bebés nacen con cráneos y cerebros subdesarrollados. Miles de estos casos se han producido en América del Sur, sobre todo en Brasil.

Asimismo, otros defectos pediátricos y enfermedades vinculadas al Zika continúan surgiendo.

Según el equipo de los CDC, además del grupo de 48 bebés citado anteriormente, siete de otro grupo de 13 bebés expuestos a Zika en Brasil también fueron diagnosticados con epilepsia.

El hallazgo no es demasiado sorprendente, pues los tipos de anomalías cerebrales observadas en los recién nacidos afectados por Zika previamente ya habían sido relacionados con convulsiones y epilepsia.

En un estudio anterior, los bebés expuestos a otro virus común, llamado citomegalovirus, también presentaron tasas más altas de epilepsia y mostraron anomalías cerebrales similares a las asociadas con Zika.

Todo esto apunta a “la necesidad de examinar cómo y en qué medida la infección congénita del virus Zika y las anomalías cerebrales resultantes están asociadas con convulsiones y/o epilepsia“, subrayaron los autores de los CDC.

Los expertos añadieron que el diagnóstico temprano de los bebés afectados es crucial, ya que puede disminuiralgunos resultados adversos asociados con el retraso en el desarrollo“.

Según estos científicos, en este momento los padres y los profesionales de la salud podrían no estar conscientes del enlace Zika-epilepsia, por lo cual los casospodrían ser mal diagnosticados o infra-reportados“.

Los investigadores creen que sensibilizar más al respecto será clave para detectar casos de epilepsia vinculados a la exposición fetal a Zika, situación que beneficiaría enormemente a los bebés.

En un comunicado, los CDC indicaron que “un mejor reconocimiento, diagnóstico y notificación de convulsiones y epilepsia en bebés y niños pequeños ayudará a guiar las intervenciones para asegurar que las familias reciban el apoyo y tratamiento adecuados“.

 

Vía: Health Day News