Las cirugías mínimamente invasivas o laparoscópicas requieren altas habilidades en el manejo de los instrumentos y la adaptación del cirujano a un espacio de trabajo pequeño. Para superar ambos desafíos y proporcionar herramientas para facilitar la capacitación de especialistas, un académico del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrolló una herramienta de entrenamiento llamada Sistema Endoscópico de Video Ortogonal (EndoViS).

Este es un dispositivo de simulación que permite a los médicos adquirir las habilidades necesarias en cirugía laparoscópica antes de realizar el procedimiento en un paciente. Fue desarrollado por Fernando Pérez Escamirosa, egresado de la Sección de Bioelectrónica del CINVESTAV – IPN, bajo la dirección del doctor Arturo Minor Martínez, investigador principal del Centro.

En la cirugía laparoscópica se realizan pequeñas incisiones en la cavidad abdominal del paciente, a través de las cuales se inserta una cámara e instrumentos quirúrgicos, cuyo manejo requiere gran precisión y habilidad. “Por lo general, los cirujanos aprenden el procedimiento para practicar directamente con los pacientes, que se convierten en herramientas de enseñanza y pueden sufrir daños debido a un error”, dijo Pérez Escamirosa.

El sistema EndoViS es una estructura semicilíndrica que simula el espacio abdominal del paciente a escala real. En el interior, tiene iluminación uniforme y varios puertos, por lo que se pueden insertar instrumentos laparoscópicos y una cámara; esta última está conectado a un monitor.

Dentro de la cavidad del dispositivo se recrean las condiciones normales de un procedimiento quirúrgico, lo que facilita a los médicos la práctica de distintos ejercicios. Además, tiene la peculiaridad de evaluar el desempeño de quienes lo utilizan e informa si están capacitados o no para realizar una cirugía laparoscópica. Todo ello gracias a que tiene la capacidad de analizar matemáticamente el desempeño de los movimientos cuando el usuario usa el simulador”, indicó el experto.

Las prácticas se registran mediante dos cámaras web colocadas en el semicilindro y un programa que procesa imágenes de video usando técnicas de visión por computadora. “Nos aporta la información necesaria acerca del nivel de experiencia que alcanza cada cirujano en corto, mediano y largo plazo, mide las capacidades y permite observar las debilidades durante el proceso de aprendizaje”, explicó Pérez Escamirosa.

Aunque existen simuladores similares en el mercado, tienen un costo elevado en comparación con este innovador dispositivo.

 

Vía: Agencia ID