enfermeraSegún un estudio publicado por la revista Health Environments Research and Design, la exposición a la luz natural podría ser un factor que beneficie la salud y el estado de ánimo de las personas que proporcionan cuidados de enfermería, lo cual podría resultar en una mejor seguridad y atención para los pacientes.

Investigadores de la Universidad de Cornell encontraron que las enfermeras y enfermeros que trabajaban en un sitio en el que había luz natural presentaron una presión arterial mucho más baja, tenían una comunicación mucho más frecuente con sus colegas, reían más y tenían un mejor estado de ánimo al interactuar con los pacientes que aquellos que laboraban bajo luz artificial.

Investigaciones anteriores han encontrado que el acceso a luz natural y vistas naturales producen beneficios mentales y físicos en las personas. El tener luz natural podría ayudar a que quienes proporcionan cuidados de salud a afrontar la somnolencia y mantenerse alertas durante los turnos largos, explicó Rana Zadeh, profesora asistente de Diseño y Análisis Ambiental y autora del estudio.

El ambiente de trabajo del personal de enfermería puede ser muy intenso y estresante debido a la naturaleza de sus labores en las que “salvan vidas y se enfrentan a complicaciones cada día”, señaló Zadeh a través de un comunicado de prensa de la Universidad de Cornell. Por esta razón, agregó, el sentido del humor y el buen estado de ánimo son esenciales en esa profesión.

“Como enfermera o enfermero, seguir sonriendo es todo un arte, lo que contribuye a que haya una conexión excelente con los pacientes. Un modo inteligente y asequible de traer un estado de ánimo positivo (y la risa) al lugar de trabajo es diseñar el espacio laboral adecuado para ello”, dijo la investigadora.

Finalmente, Zadeh consideró que en los espacios, en los cuales no es posible contar con luz natural, se requiere de un diseño que en el que la luz artificial aporte los beneficios emocionales y de rendimiento laboral.

Vía: Health Library