hospitalizacion-lupusUn estudio de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) llegó a la conclusión de que los pacientes con lupus tienen una de las más altas tasas de readmisión en hospitales. Los datos apuntan a que 1 de cada 6 enfermos reingresa al hospital en el plazo de un mes después de haber sido dado de alta. La doctora Jinoos Yazdany, investigadora principal y profesora asociada de Medicina en la UCSF, considera que estas cifras pueden reducirse mediante mejores planes de alta en los hospitales y afrontando las desigualdades en la atención sanitaria.

El sistema inmunitario, en las personas con lupus, ataca a las células y tejidos sanos, provocando daños en varias partes del cuerpo como las articulaciones, la piel, los riñones, el corazón y los pulmones, entre otros.

La doctora Yazdany comentó que aún los investigadores no entienden en su totalidad las causas que originan este padecimiento, pero a pesar de eso han concluido que el lupus tiene un componente genético. Las medicinas que ayudan a suprimir la repuesta del sistema inmunitario tienen con frecuencia efectos secundarios bastante adversos, lo que se traduce en esta tasa de readmisión en hospitales tan alta entre los pacientes con lupus.

Para realizar el estudio, el equipo de la doctora Yazdany analizó los expedientes de alta hospitalaria de aproximadamente 32 mil pacientes con lupus entre 2008 y 2009 de más de 800 hospitales en los estados de Nueva York, Florida, Utah, California y Washington.

Las causas de hospitalización inicial cayeron generalmente en tres categorías: por causas derivadas de la propia enfermedad (inflamación o insuficiencia orgánica); por otras afecciones como diabetes o enfermedades cardiacas que pueden coexistir con el lupus; y la última, las infecciones, pues los medicamentos que se utilizan en los pacientes con lupus suprimen la respuesta del sistema inmunitario, reduciendo a su vez la capacidad de combatir infecciones bacterianas y virales.

La doctora Joan Merrill, directora médica de la Lupus Foundation of America y jefa de investigación en Farmacología Clínica en la Oklahoma Medical Research Foundation, explicó que cuando un paciente ingresado en el hospital presenta manifestaciones graves del lupus, se le administran inmunosupresores agresivos, y eso va a aumentar el riesgo de infección. Esta situación, añadió, aumenta las probabilidades de volver a ser hospitalizado; teniendo incluso riesgo de insuficiencia orgánica, si los tratamientos no funcionan.

Tres afecciones fueron las que particularmente provocaron las readmisiones: conteos bajos de plaquetas, la inflamación renal (también llamada nefritis lúpica) y una inflamación del revestimiento de los órganos (serositis).

La doctora Yazdany observó que para una transición efectiva se requiere de una buena coordinación entre los proovedores de atención sanitaria del hospital y los médicos ambulatorios de los pacientes. Además, es necesario que los pacientes sepan cuando serán sus citas de seguimiento ambulatorio, los síntomas a observar y a que especialista deben llamar cuando se requiera.

Vía: Health Library