Luke Noon, un científico del Centro de Investigación Prince Philip (CIPF) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), junto con un equipo de expertos del Hospital Mount Sinai en Nueva York, descubrió una nueva vía que vincula el síndrome metabólico y el cáncer de hígado.

El trabajo, publicado recientemente en la revista Nature Communications, revela que el proceso activo de reciclaje de componentes celulares en las células sanas (conocido como autofagia) evita la acumulación de una proteína involucrada en el crecimiento tumoral.

Los efectos detectados al bloquear la autofagia en hígados de ratones fueron muy similares a los observados en pacientes humanos con enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés), una enfermedad crónica que incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

Dichos efectos registrados son causados ​​por la acumulación de proteína Yes-associated (Yap) que, como muestra el estudio, promueve cambios en el comportamiento de las células hepáticas, lo que aumenta el riesgo de cáncer.

Los investigadores esperan que esta nueva vía identificada abra nuevas formas de intervención para reducir la progresión de la enfermedad y el desarrollo de cáncer en pacientes con NAFLD.

Nuestros datos aportan nuevos conocimientos sobre una enfermedad que afecta aproximadamente al 10% de la población en Estados Unidos y a uno de cada 20 adultos en España“, comentó Youngmin Lee, del Hospital Mount Sinai e investigadora líder del proyecto.

Estos resultados asocian las alteraciones del metabolismo y la activación de la proteína Yap con el cáncer de hígado. El síndrome metabólico es un factor de riesgo importante en las enfermedades crónicas del hígado y el cáncer.

 

Vía: SINC