Investigadores de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, acaban de desarrollar OjoGel, un gel compuesto de nanopartículas de oro que cambia de color cuando entra en contacto con una lágrima que contiene ácido ascórbico, mejor conocido como vitamina C. Dicha sustancia normalmente se encuentra en altas concentraciones en el humor acuoso del ojo, pero no suele apreciarse en las lágrimas, por lo que su presencia en estas revela alguna anomalía.

Ahora y gracias a este avance, una simple lágrima es todo lo que se requiere para crear una reacción del OjoGel y detectar en pocos minutos posibles lesiones oculares. En función del color que adopte, podrá saberse la concentración de ácido ascórbico en la gota, pasando de un amarillo pálido a un marrón oscuro y rojizo cuando sea muy elevada.

Con un dispositivo como este, cualquiera en una sala de urgencias podría llevar a cabo un análisis y en cuestión de minutos descubrir si el paciente necesita cirugía urgente para salvar su visión”, señaló Leanne Labriola, oftalmólogo del hospital Carle Foundation que colaboró en la elaboración del OjoGel.

Asimismo, los científicos crearon una aplicación para dispositivos móviles llamada Pixel Picker, que ayuda a medir con precisión y de manera sencilla la concentración de ácido ascórbico basándose en el color adoptado por el gel. Por el momento, los expertos trabajan en mejorar su tecnología y producir una versión de este gel de nanopartículas de bajo costo, la cual facilite su distribución en clínicas y hospitales.

 

Vía: Agencia ID