Publicado en la edición del 3 de enero de la revista Cancer Cell, un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego reveló que la detección de “edición de copiado” mediante una enzima de células madre llamada ADAR1, que está activa en más de 20 tipos de tumores, podría otorgar una especie de radar molecular para la detección temprana de tumores malignos y, por lo tanto, representa un nuevo blanco terapéutico para prevenir la resistencia de las células cancerosas a la quimioterapia y la radiación.

Las adenosina desaminasas son una familia de tres enzimas codificadas por los genes ADAR, que representan a la adenosina desaminasa que actúa sobre el ARN. Estas regulan la expresión génica modificando los nucleótidos en moléculas de ARN de doble cadena, que sirven como editores fundamentales en el desarrollo de nuevas células madre.

Sin embargo, la enzima también se activa en cánceres tan diversos como el de hígado, mama y en la leucemia. Ahora, un equipo de científicos dirigido por la doctora y autora principal Catriona Jamieson, subdirectora del Centro Clínico de Células Madre de Sanford y subdirectora del Centro de Cáncer Moores de la Universidad de California en San Diego, encontró que las funciones normales de la enzima ADAR1 son secuestradas por las células premalignas, lo que lleva a una cascada de consecuencias moleculares que promueven la transformación maligna, la generación de células madre cancerosas latentes y la resistencia al tratamiento.

Fuimos capaces de iluminar las habilidades de ADAR1 para ‘hipermutar’ los ARN supresores de tumores en la leucemia y, al mismo tiempo, editar el microARN que debe atacar al ARN supresor de tumores. Esta enzima activa la resistencia al cáncer a través de un efecto dominó en el ARN en lugar de hacerlo en el ADN“, dijo el doctor Qingfei Jiang, primer autor del trabajo y científico asistente del proyecto en el laboratorio de Jamieson.

Jamieson caracterizó la edición de ARN mientras retocaba planos genéticos básicos, no reescribiéndolos fundamentalmente. No obstante, los resultados podrían ser dramáticos. “Un resultado de detectar la edición de ARN maligno podría ser la exposición de células madre de cáncer inactivas que a menudo escapan a las terapias que se dirigen a las células en división, lo que conduce a la resistencia terapéutica y a recaer en la enfermedad, y también resalta que ADAR es un objetivo potencialmente manejable para la eliminación de células madre de cáncer“, enfatizó Jamieson.

 

Vía: University of California – San Diego