La dieta cetogénica ha demostrado ser exitosa para ayudar a las personas a perder peso y mejorar su salud general, incluidas aquellas que padecen epilepsia. Esta dieta baja en carbohidratos hace que el cuerpo pase de quemar azúcar a quemar grasas y producir cetonas para obtener energía. Una nueva investigación sugiere que aumentar las cetonas en la sangre mediante el uso de suplementos cetogénicos puede reducir las convulsiones sin necesidad de una restricción dietética.

El nuevo trabajo, publicado en la revista Physiological Reports, revela que complementar una dieta normal rica en carbohidratos con agentes cetogénicos específicos puede retrasar significativamente las convulsiones tónico-clónicas causadas por la exposición a altos niveles de oxígeno.

La toxicidad por oxígeno es una complicación que puede surgir después de la terapia con oxígeno hiperbárico, un tratamiento aprobado por la FDA que se usa para controlar diversas afecciones médicas, como envenenamiento por monóxido de carbono, embolia por aire/gas y heridas por diabetes. Dicha terapia implica inhalar oxígeno puro en una cámara presurizada o hiperbárica.

La exposición al oxígeno a alta presión también es un peligro para los buzos recreativos, técnicos y militares, incluidos los buzos de la armada, ya que una convulsión que se manifiesta bajo el agua puede ser letal“, dijo la doctora y autora principal Csilla Ari D’Agostino, profesora asistente de investigación en el Departamento de Psicología del Colegio de Artes y Ciencias de la Universidad del Sur de Florida. “Como buceadora, estoy muy entusiasmada con las implicaciones de estos hallazgos, ya que durante 20 años de buceo he escuchado muchas historias sobre los peligros de estar expuesto a una alta presión parcial de oxígeno y es algo que siempre se debe tener en cuenta al planificar una inmersión“.

La doctora Ari D’Agostino y su equipo utilizaron una pequeña cámara ambiental hiperbárica para probar los efectos de los agentes cetogénicos en ratas. Los animales fueron alimentados libremente con comida estándar para roedores, que consistió en 70% de carbohidratos. También recibieron diferentes suplementos cetogénicos una hora antes de ser expuestos a oxígeno puro en la cámara, que fue presurizada para simular operaciones de buceo técnicas y militares. Estas condiciones se mantuvieron hasta que se observaron los síntomas físicos de una convulsión.

El equipo encontró que el suplemento más eficaz era una combinación de éster de cetona y aceite de triglicéridos de cadena media para retrasar la aparición de convulsiones inducidas por oxígeno hiperbárico. La latencia a las convulsiones se retrasó un 219% en ese grupo y la gravedad de las convulsiones también se redujo significativamente gracias a la suplementación con cetona. Los efectos neuroprotectores de los suplementos cetogénicos se asociaron con una elevación de los niveles de cetonas en sangre.

Los resultados mostraron que el aumento del nivel de cetonas en la sangre mediante suplementos de cetona específicos produce cetosis terapéutica que, a su vez, puede brindar una mayor resistencia a las convulsiones inducidas por niveles extremos de oxígeno hiperbárico. Es importante destacar que los hallazgos respaldan que este efecto neuroprotector podría no requerir un cumplimiento estricto de las restricciones dietéticas y se puede lograr únicamente con la suplementación.

 

Vía: EurekAlert! – American Association for the Advancement of Science