El accidente cerebrovascular (también llamado infarto cerebral) sigue siendo un importante asesino a nivel mundial. Pero, ¿sería posible que en el futuro una simple vacuna ayude a prevenir la recurrencia de un accidente cerebrovascular entre los sobrevivientes de dicha afección?

Esa es la promesa de una nueva investigación japonesa realizada en ratones.

La doctora Hironori Nakagami, profesora de la Universidad de Osaka y coautora del estudio, dijo que la vacuna reemplazaría a las píldoras para el corazón o sería utilizada en combinación con estas.

Muchos pacientes con accidente cerebrovascular no toman sus medicamentos para adelgazar la sangre según lo prescrito, lo que aumenta las probabilidades de que tengan otro accidente cerebrovascular“, explicó. “Esta vacuna podría algún día ayudar a resolver este problema, ya que solo tendría que ser inyectada periódicamente“.

Como señalaron los investigadores, las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular causado por un coágulo de sangre a menudo toman medicamentos anticoagulantes o antiagregantes después del evento, para reducir el riesgo de un segundo ataque cerebral. Pero estos medicamentos también pueden aumentar las probabilidades de sufrir un sangrado grave.

Sin embargo, al menos en ratones, la vacuna experimental protegió contra los coágulos de sangre durante más de dos meses. Lo hizo sin aumentar el riesgo de sangrado ni causar ninguna respuesta autoinmune, y funcionó tan bien como la píldora antiagregante clopidogrel, informó el equipo de Nakagami en su trabajo, recientemente publicado en la revista Hypertension.

Por supuesto, muchos hallazgos de estudios en animales no siempre pueden reproducirse de igual manera en humanos. Pero Nakagami dijo que ella y los miembros de su equipo planean probar la vacuna en personas en el futuro.

Continuamos nuestra investigación con la esperanza de poder comenzar los ensayos clínicos entre cinco y 10 años a partir de ahora, pero existen diferencias entre los ratones y los humanos en cuanto a cómo la vacuna será reconocida por el sistema inmunológico“, detalló Nakagami. “Deberíamos poder superar estos problemas y creer que esta vacuna ofrece una estrategia muy prometedora en la prevención secundaria del accidente cerebrovascular“.

Por su parte, el doctor Satjit Bhusri, cardiólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York y ajeno al estudio, señaló que la estrategia puede ser viable y promisoria.

Experimentalmente, esto suena prometedor“, destacó.

No obstante, la efectividad de la vacuna en los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares “puede ser más complicada, acotó Bhusri. Por ejemplo, una vacuna de acción prolongada “podría aumentar el riesgo de sangrado alrededor del accidente cerebrovascular previo.

Además, la falta de un agente de reversión o un antídoto en caso de que ocurra tal evento es un factor importante para decidir la utilidad general de la vacuna“, finalizó Bhusri.

 

Vía: Health Library