Una investigación dirigida por  el doctor Suresh Alahari, profesor de Bioquímica y Biología Molecular en la Escuela de Medicina de la Universidad de Luisiana (LSU) en Nueva Orleans, encontró un nuevo papel para una proteína descubierta por su laboratorio en la prevención del crecimiento y la propagación del cáncer de mama. Los resultados del estudio, que podrían tener un impacto significativo en la terapia contra el cáncer, se publican en la sección OnlineFirst de la revista Cancer Research.

El doctor Alahari descubrió una nueva proteína de nombre Nischarin, que participa en varios procesos biológicos, incluida la regulación de la migración y el movimiento de las células del cáncer de mama. Aunque su laboratorio ha demostrado que la nischarina funciona como un supresor de tumores, la investigación continúa descubriendo nueva información que puede conducir a mejores tratamientos.

En el estudio actual, los científicos investigaron la función de Nischarin en la liberación de exosomas. Los exosomas son vesículas (sacos llenos de líquido) de tamaño nanométrico que contienen proteínas, material genético y otros materiales involucrados en los procesos fisiológicos y patológicos. Los exosomas derivados de tumores contienen varios mensajeros de señalización para la comunicación intercelular involucrados en la progresión tumoral y la metástasis del cáncer. Los exosomas tumorales influyen en las interacciones de diversos tipos de células dentro del microambiente tumoral, regulando el desarrollo, la progresión y la metástasis del tumor. Los tumores primarios liberan exosomas que pueden mejorar la siembra y el crecimiento de las células cancerosas metastásicas.

Entre los hallazgos de los investigadores: la proteína Nischarin regula la unión celular y altera las propiedades de los exosomas. Los exosomas de las células positivas a Nischarin reducen la movilidad y la adhesión de las células del cáncer de mama, así como el volumen del tumor. Las células positivas a Nischarin liberan menos exosomas y la supervivencia celular disminuye. El co-cultivo de células de cáncer de mama con exosomas positivos a Nischarin disminuye el crecimiento del tumor y la metástasis pulmonar.

Este nuevo papel para el supresor de tumores Nischarin no solo aumenta nuestra comprensión de la biología del exosoma, sino que se puede traducir a nuevos objetivos para modular la metástasis del cáncer“, señaló el doctor Alahari. “La inhibición de la secreción de exosomas puede servir como un tratamiento eficaz para el cáncer“.

De acuerdo con el Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del Instituto Nacional del Cáncer, que incluye datos del Registro de Tumores de Luisiana en el Sistema de Salud de la LSU en New Orleans, el cáncer de mama representó el 15.3% de todos los casos nuevos de cáncer y el 6.7% de todas las muertes por cáncer en 2018. Se estimó un total de 266,120 casos nuevos de cáncer de mama en Estados Unidos y un aproximado de 40,920 muertes.

Se ha demostrado que los exosomas pueden ser desarrollados como transportadores para el suministro de medicamentos“, agregó Alahari. “Los exosomas que expresan Nischarin en combinación con medicamentos probablemente tendrán un efecto terapéutico muy bueno en pacientes con cáncer de mama“.

 

Vía: EurekAlert! – American Association for the Advancement of Science